Festival Sinsal Logo

Barn Owl

22 Oct 2010
Expocoruña -

A Coruña


8€

Barn Owl non é unha referencia máis do universo drone, a súa proposta limita con moitas fronteiras, dende os cantos tibetanos até a música clásica india. Evan Caminiti e Jon Porras forman Barn Owl no 2006, a nova banda será o seu veículo para a través das guitarras abrir o espectro aos sintetizadores e ás voces e así dar saída a un son novedoso de inspiracións pouco comúns. Tomando como base San Francisco, o dúo comeza a colaborar con diferentes selos, dende Important ou Root Strata a Thrill Jockey, co que este outono verá a luz a súa nova referencia. Emparentados con outras bandas da escena drone como Wolf Eyes ou Sunn O))), ou co post-rock de Godspeed You Black Empreror, comparten con elas a súa diferencia, se ben late neles un impulso de empurrar a música cara o límite do audible o resultado é ben distante. A música de Barn Owl transita entre abismos de son violentos e a lentitude dos movementos tectónicos, hai algo elemental no terror que destilan as súas guitarras, primixenio e frío, como asomarse á fin. O drone ten sido definido como a banda sonora da caída dunha civilización, quizais tamén da caída de todo.

Barn Owl no es una referencia más del universo drone, su propuesta limita con muchas fronteras, desde los cantos tibetanos hasta la música clásica india. Evan Caminiti y Jon Porras forman Barn Owl en el 2006, la nueva banda será su vehículo para a través de las guitarras abrir el espectro a los sintetizadores y a las voces y así dar salida a un sonido novedoso de inspiraciones poco comunes. Tomando como base San Francisco, el dúo comienza a colaborar con diferentes sellos, desde Important o Root Strata a Thrill Jockey, con el que este Otoño verá la luz su nueva referencia. Emparentados con otras bandas de la escena drone como Wolf Eyes o Sunn O))), comparten con ellas su diferencia, si bien late en ellos un impulso de empujar la música hacia el límite de lo audible el resultado está bien distante. La música de Barn Owl transita entre abismos de sonido violentos y la lentitud de los movimientos tectónicos, hay algo elemental en el terror que destilan sus guitarras, primigenio y frío, como asomarse al fin. El drone ha sido definido como la banda sonora de la caída de una civilización, quizá también de la caída de todo.

JPEG - 31.7 KB