Festival Sinsal Logo

Revisión fursaxa + six organs of admittance


revisión fursaxa + six organs of admittance
lunes 7 junio/2004, clube vademecwm - Sinsal 2.0

La segunda edición del Festival Sinsal plantea un horizonte musical apenas explorado. Manoseando etiquetas como Anti-folk, Free-Folk o New-Folk se pretendía encasillar a un grupo de músicos, como Furxasa, Six Organs Of Admittance y No-Neck Blues Band, que basan su música en la experimentación al límite.
Tara Burke es la responsable de Fursaxa; un teclado, un acordeón, un delay y unas campanillas. Una puesta en escena escasa en atrezzo y exagerada en conclusiones deja como resaca una pregunta sin respuesta: ¿de dónde nace esta música?

A pesar de manejar influencias más o menos evidentes como el folk, Fursaxa plantea un enigma que no se resuelve. Las composiciones se sustentan en secuencias monocordes alimentadas por sonidos minimalistas que se adentran en un viaje espiritual dónde afloran sentimientos desconocidos, cubriéndolo todo de un manto tribal dónde la aparente inmovilidad se torna vibración y movimiento continuo. Regresión, involución o catarsis son palabras que nunca harán justicia, pero pueden valer para describir una actuación de marcado acento ensoñador. Viendo a Fursaxa se constata que el ritmo es la compensación y los cánticos tribales la ley que lo rige todo.

Six Organs of Admittance es Ben Chasny, un tipo al que no le vimos la cara. Un anónimo que define su música como el resultado de explorar la relación entre su yo más íntimo y el universo. Si en Fursaxa hablamos de catarsis, con Six Organs of Admittance deberíamos hablar de aquelarre. Ben Chasny convertido en maestro de ceremonias, lo más parecido a un chamán. Exorcizando sus demonios, y los nuestros, con un psych-folk de aire fúnebre. Una ceremonia para privilegiados, un concierto que trasciende tal condición. Una hora devastadora, una enredadera de sonidos que deforma el tiempo y el espacio. Volvemos a las interrogantes, ¿cómo le caben esas composiciones en la cabeza? De nuevo no hay respuesta, dilemas existenciales que asoman y desaparecen acudiendo a los opuestos continuamente.

Agitando la pereza, avivando el deseo de revolverse y patalear ante todo lo que nos duele, Ben Chasny pasó por Vigo para recordarnos que nuestro peor enemigo es la ignorancia, el miedo a lo desconocido y la necesidad de estimular la voluntad para luchar contra él para mitigar la tristeza que tantas veces nos aprisiona. Rafa Romero.